TALLER ESCUELAS



Los talleres escolares permitieron a cientos de niños de diferentes colegios de Encarnación reflexionar sobre su ciudad y expresar sus ideas forma creativa. Se pidió a los niños anotasen sus lugares y actividades favoritas, y a continuación dibujasen cómo les gustaría que fuera su ciudad. El resultado: miles de dibujos que muestran otras tantas formas de mirar a la ciudad y que construyen una imagen del imaginario colectivo.

OBJETIVOS

Estos talleres pretendían acercar a los niños al desarrollo de su ciudad a través de la reflexión y la creatividad, haciéndoles más conscientes de lo que sucede a su alrededor, y de su propia capacidad de comprensión e intervención en su entorno. En eso residió la componente educativa de la actividad.

Las actividades en las que participaron, y los productos que en ellas se generaron, ayudaron además a atraer además el interés de sus familiares y amigos, sirviendo de ese modo como mecanismo para difundir el proyecto entre la ciudadanía.

Por último, el propio resultado del trabajo permitió a los redactores del Plan conocer la visión que los niños encarnacenos tienen de la ciudad, una visión a través de la cual también se pueden leer otros muchos aspectos cualitativos de la sociedad y la cultura locales.

Componentes participativas  de los talleres infantiles

DESARROLLO

La colaboración de escuelas y colegios fue fundamental en estas actividades, que se concibieron y presentaron de forma que, después de algunos talleres demostrativos, pudieran ser fácilmente adoptadas e implementadas en las diferentes instituciones educativas, con el acompañamiento de los profesores de cada centro académico.

Las creaciones individuales fueron concebidas de forma que, una vez finalizadas, se pudieran combinar para formar una instalación de orden mayor, para ser expuesta en los colegios, en espacios públicos y en la plataforma digital.

El proceso se desarrolló como sigue:

  1. Se elaboró un “kit de participación infantil”, una plantilla de base que los niños pudieran usar y que diera a todos sus dibujos un marco común. Estas plantillas, junto con la dinámica propuesta, fueron explicadas a maestras de diferentes colegios, comentando los objetivos de la actividad y resolviendo dudas para que luego cada maestra pudiera realizar la actividad en sus horas de clase.

    ¿Quieres realizar esta actividad? Descarga acá las plantillas.

  1. Cada maestra propuso la actividad en su grupo y, durante una hora de clase, los niños se dedicaron a pensar, escribir y dibujar su propia visión de la ciudad. Desde el Plan se asistió a estas actividades en un segundo plano, para resolver dudas y ayudar a documentarlas.
    La primera parte de la actividad consistió en escribir su lugar preferido de la ciudad, a donde más les gusta ir, y su actividad preferida, lo que más les gusta hacer, ambos no necesariamente ligados entre sí.
    En la segunda parte se les proporcionó una base esquemática que evocaba la propia ciudad de Encarnación, y se les animó a dibujar cómo les gustaría que fuera la ciudad, lo que les gustaría que hubiera o sucediera en ella.
  2. Con todos los dibujos recopilados, en algunos de los colegios se realizó una actividad de puesta en común. Se reunió a los niños participantes y se les propuso ordenar los dibujos, como resolviendo un rompecabezas, para formar una gran ciudad. Después se formó un círculo en torno a la instalación resultante y se comentó la actividad, animándoles a plantear preguntas y debatir sobre la ciudad y su desarrollo.
  3. Los comentarios escritos fueron copiados y tabulados para poder revisarlos, y los dibujos fueron escaneados para conservar una copia en formato digital. Se realizó una selección de los más representativos, que se expusieron durante un mes y medio en la sala museo del Centro Municipal de Arte (CEMA) de Encarnación.

RESULTADOS

ActividadesB-01

Lugares y actividades

La primera parte de la actividad, referida a sus lugares y actividades favoritas, nos permite un acercamiento cuantitativo a los espacios que más atraen a los niños y la forma en que entienden su uso. Los cerca de 2000 niños que participaron en esta actividad constituyen una muestra muy importante sobre la que hacer un pequeño estudio estadístico.

No sorprenderá a nadie que, como puede observarse en el gráfico adjunto, las actividades deportivas ocupen un primer lugar entre las preferidas por los niños y niñas de Encarnación. Sí llama la atención, sin embargo, que dichas actividades sean tan parecidas entre niños y niñas (incluso ellas dibujaban canchas de fútbol), y es interesante reseñar que, aunque el fútbol es claramente el deporte predominante, la segunda actividad física que realizan en el espacio es el juego libre, sin más definición. Es en ella donde los niños desarrollan su relación más creativa, cercana y potente con los espacios de la ciudad.

Es interesante también cómo un enorme porcentaje de las actividades preferidas se refiere a pasear, es decir a disfrutar del propio recorrido por los espacios públicos, especialmente por las costaneras por nueva relación que ofrecen con el río. Ello indica una percepción muy positiva de las cualidades de, al menos, ciertos espacios abiertos de su ciudad, suficientemente atractivos para convertirse en sí mismos en una experiencia atractiva para alguien de su edad.

Los cuatro grupos de actividades menos mencionadas resultan ser además las que tienen que ver con usos más estáticos, relacionados con el ámbito privado o los espacios interiores: salir a comer, pasar el tiempo con la familia o los amigos, realizar actividades relacionadas con la naturaleza, dibujar… o estudiar e ir a la iglesia. Asumiendo el posible sesgo que la influencia de una figura adulta como el profesor o la presión social de los compañeros pudiera haber impuesto durante el ejercicio, es interesante encontrar actividades que muestran un interés por aprender y una significativa conciencia medioambiental.

Los espacios más apreciados, representados en el interior del gráfico, coinciden claramente con los nuevos espacios ganados por la ciudad tras la reconstitución de su borde fluvial, seguidos de las plazas y los parques y, llamativamente, de “la ciudad”, concepto que sintetiza el espacio urbano activo, diverso y lleno de posibilidades que muchos niños de la periferia reconocen en el centro de Encarnación.

Se puede extraer la reflexión, previsible pero no por ello menos interesante de constatar, de que los niños viven la ciudad principalmente a través de su espacio público, de modo que la seguridad, cuidado y atractivo de éste se convierte en un aspecto fundamental a desarrollar si queremos hacer ciudades amables y estimulantes para los ciudadanos más jóvenes.

La ciudad de los niños

En la segunda parte de la actividad, sin embargo, la lectura es mucho más cualitativa, aunque lo representado por los niños en sus dibujos corrobora en la mayoría de los casos los resultados del apartado anterior sobre los lugares y las actividades.

En general, la revisión de los dibujos, de los cuales incluimos una pequeña muestra, permite entrever una serie de aspectos comunes, en su mayoría muy conectados con la cultura local, pero también muchas notas de personalidad y creatividad. Las diferencias en los materiales de dibujo, las formas de presentar el ejercicio y otros factores cambiantes de una escuela a otra se reconocen también claramente en las series de dibujos.

Se observa el predominio de los espacios verdes y los equipamientos deportivos, que ilustran una ciudad lúdica, amable y activa, llena de vida cultural y comercial. También, sin embargo, aparece la ciudad de las necesidades y los cuidados: farmacias y hospitales aparecen junto a otros equipamientos como las escuelas o las bibliotecas. En muchos casos los dibujos y sus textos explicativos se convierten en pequeños manifiestos en defensa de derechos sociales o medioambientales.

Sobre los contenidos resultantes de este ejercicio, sin embargo, no es necesario extenderse más, ya que los dibujos hablan por sí solos. Para ver más fotos de las actividades y revisar la selección de cientos de dibujos que fueron digitalizados, se puede acceder a la galería de la actividad en el siguiente enlace:

Taller Escolar – Fotos y dibujos

Sí es significativo el funcionamiento de la actividad en sí como instrumento educativo. El dibujo genera una serie de reflexiones indirectas, conversaciones y dinámicas en el aula que acercan a los niños a la ciudad sin presentársela de forma teórica. La curiosidad se despierta en paralelo a la reflexión, y comienza el lento proceso de implicación ciudadana.

En ese sentido, en la puesta en común sorprendieron gratamente la cantidad y profundidad de las preguntas planteadas por los niños, tanto las referentes al propio desarrollo de la ciudad como las dirigidas a entender el propio proceso participativo y el desarrollo del Plan. Preguntas que ni siquiera muchos adultos llegaron a enunciar tan claramente: ¿Quién va a revisar nuestros dibujos? ¿Qué van a hacer con nuestras ideas? ¿Se llevarán a cabo? ¿Creen que Encarnación puede llegar a ser como la imaginamos?


Regresar | Etiquetas: ,


Responder